Mala (yapa mala) - rosario budista/tibetano

Mala (Yapa Mala) – Rosario budista / tibetano

Venta online de mala (yapa mala) o rosario tibetano o rosario budista económicos (muy baratos). Compra online tu rosario tibetano.

Tenemos rosarios budistas de varios materiales: hueso, madera y rudraksha. Todos nuestros rosarios tibetanos están hechos a mano en Nepal.

Etimología la palabra

El rosario budista se conoce como mala (माला), que en sánscrito significa guirnalda de cuentas. Se le suele añadir la palabra japa o yapa (जप), que en sánscrito significa ” serie de mantras”. Es decir, que el nombre completo del rosario budista o rosario tibetano es japa mala, japamala o yapamala, según las diferentes versiones de la palabra, literalmente, “guirnalda de cuentas para recitar una serie de mantras”.

¿Cómo es un rosario budista?

El rosario budista o rosario tibetano es una sarta de 108 cuentas que sirve para saber en qué punto de la meditación se encuentra el monje en cada momento.

japa mala rosario tibetano rosario budista

El número 108, según la tradición tántrica, es un número sagrado y representa el universo, de ahí que el rosario budista tibetano tenga exactamente 108 cuentas (los rosarios católicos, que tienen origen bizantino, tienen sólo 59 cuentas).

El inicio/fin del rosario budista viene marcado por una cuenta más grande conocida como guru (maestro) o meru (montaña).

Los materiales de los que están hechas las cuentas de un rosario tibetano son madera de sándalo o de tulasi, hueso, piedra o semillas de loto o de rudraksa (ver más abajo).

¿Cómo se utiliza el rosario budista o rosario tibetano?

El rosario budista es de gran ayuda para la meditación. El uso del mismo permite liberar la mente de la tarea de llevar la cuenta de los mantras que se han recitado. De esta manera, puedes concentrarte en el significado de las palabras.

Las cuentas de un rosario budista se van pasando de izquierda a derecha, en el sentido de las agujas del reloj, a medida que se repiten o recitan los mantras. La cuenta 109 (guru) nunca se pasa. Así, cuando se llega al final, se comienza de nuevo, pero en el sentido contrario a las agujas del reloj.

Cada vez que se termina una serie completa, se suele sacar un grano de arroz de un cuenco; así hasta que se acaben todos los granos que previamente se habían puesto dentro del cuenco, momento en que se pone fin a la meditación.

Es conveniente guardar el mala después de la meditación y nunca mostrarlo a otros, porque la tradición dice que si lo haces, el mala pierde parte de la energía espiritual que ha acumulado durante el canto. Por la misma razón, debes tener tu propio mala y nunca debes prestarlo o intercambiarlo con otra persona.

El poder de la rudraksa

La rudraksha es una semilla que procede de un árbol de hoja perenne endémico del sureste asiático conocido como Elaeocarpus ganitrus y tiene un valor equivalente al de una piedra semipreciosa en la cultura hindú.

La palabra rudraksha viene del sánskrito (रूद्राक्ष) y significa lágrima de Shiva. Rudra es el nombre que se daba al dios Shiva en el Rigveda (texto sagrado hindú).

Una leyenda hindú dice que el dios Shiva, viendo los sufrimientos de los hombres, comenzó a llorar y que sus lágrimas, al entrar en contacto con el suelo, se transformaron en las semillas de rudraksha.

semilla de rudraksha
Semilla de rudraksha

La rudraksha también tiene propiedades sanadoras y atrae la buena fortuna, por lo que en la India es frecuente entre los hombres de negocios utilizar joyas hechas de rudraksha.

Los hindúes hacen ofrendas de rudraksha y la llevan encima para pedir protección al dios Shiva, a semejanza de las imágenes de los santos en la tradición católica.

La rudraksha proporciona una energía protectora y por eso la llevan los ascetas hindúes (sadhus) y los viajeros o caminantes.

Los más entendidos de la Rudraksha atribuyen distintos poderes a la semilla dependiendo del número de caras o segmentos que tenga.

El mala de rudraksha es el más tradicional de todos los malas y tiene un significado místico religioso tanto para los hindúes como para los budistas.

El poder de los mantras

Mantra (मंत्र), que significa “instrumento para el pensamiento”, es un grupo de palabras en sánscrito que tienen un poder mágico sobre quien las recita.

Los mantras juegan un papel fundamental en el tantrismo, donde tienen un carácter sagrado y forman parte de todos los rituales. El tantrismo es la corriente predominante en el budismo del Tíbet.

El mantra más básico es Om, que en el hinduismo se conoce como la fuente de todos los mantras y representa a Brama, el origen de todas las cosas. Por eso, en el hinduismo, la palabra Om se añade a todas las oraciones.

En el tantrismo, todos los mantras tienen un poder mágico sobre quien los recita y pueden tener desde una sola sílaba (bija mantras) hasta una gran cantidad de sílabas (mala mantras).

Durante la meditación, puedes recitar alguno de los muchos mantras tradicionales, como el famoso Oṃ maṇi padme hūṃ (ॐ मणिपद्मे हुम्), que es la esencia del dharma budista, el no tan famoso Om Namah Shivaya, que significa “valoro la divinidad que habita en mi”, para ganar confianza en ti mismo, o bien crear tu propio mantra, por ejemplo, “todo esto pasará”, o “soy una persona valiosa”, para reforzar aquello que quieres que ocurra o aquellas virtudes que quieres potenciar.

TIENDA ONLINE DE YOGA

Mostrando 1–12 de 20 resultados